Ciudad de México. Julio 10 del 2019.-Para fortalecer a la población y a quienes toman decisiones a través de la aplicación e intercambio de buenas prácticas y lecciones aprendidas frente a los desastres de origen natural ocurridos en cada uno de los países, este miércoles se inauguró el seminario “Reconstruyendo México – Historias detrás de los sismos de septiembre de 2017”.

Dicho seminario es el resultado de un trabajo colaborativo entre la Coordinación Nacional de Protección Civil (CNPC), la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID), la Embajada del Japón en México y la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA), con el apoyo de la Secretaría de Gestión Integral de Riesgo y Protección Civil de la Ciudad de México.

En el taller participan expertos en la Gestión Integral del Riesgo para incrementar la concientización sobre el desarrollo de ciudades resilientes, programas comunitarios, estrategias, tácticas y operatividad durante una emergencia, en la sede de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

En la ceremonia inaugural, el Lic. David León, Coordinador Nacional de Protección Civil destacó que la Gestión Integral de Riegos debe ser concebida como una política transversal que incluya a los sectores público, privado y social, con la cual se incremente la capacidad no solo del Gobierno sino de la población en general, con habilidades puntuales para reducir el riesgo y promover un sentido de pertenencia dentro del Sistema Nacional de Protección Civil, llevando la consigna de transmitir la conciencia de la corresponsabilidad y la autoprotección.

Subrayó también la importancia de no olvidar y que el recuerdo debe ser motor para prevenir y prepararnos mejor, por lo que resulta importante hacer un recuento y memoria de los sismos de 2017.

Por su parte, Gustavo Cabrera, Director General de Cooperación Técnica y Científica de la AMEXCID destacó que en el foro se abordará uno de los temas globales de mayor relevancia en términos de la seguridad humana que recae en el desarrollo de conocimiento para una gestión del riesgo que permita a todos los actores sociales y políticos confluir para fortalecer la gobernanza en materia de la reducción del riesgo, y ser consecuentes con los lineamientos del Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030.

Agradeció también el apoyo brindando por el gobierno japonés después de los sismos de 2017, mediante el envío de un equipo de búsqueda y rescate integrado por 72 elementos.

El Representante de la Oficina de la UNESCO en México, el Sr. Frédéric Vacheron, explicó que la UNESCO desempeña un papel decisivo en la formación de una cultura mundial de la prevención y en el desarrollo de comunidades resilientes ya que la Organización proporciona un foro para la cooperación intergubernamental y presta servicios básicos de asesoramiento científico y práctico en materia de reducción de desastres.

El Embajador de Japón en México, Sr. Yasushi Takase indicó que al igual que Japón, México es un país con un alto riesgo de padecer desastres naturales como consecuencia de terremotos de gran escala y tsunamis. En este entorno, consideró de suma importancia la realización de talleres que permitan obtener recomendaciones básicas para el establecimiento de un marco relacionado con la atención emergente para la recuperación y la rehabilitación del gobierno en caso de que ocurra alguno de estos desastres.

En la sesión de apertura participaron también la Secretaria de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil de la Ciudad de México, Arq. Myriam Urzúa, el Director General del Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED), Ing. Enrique Guevara, y el Director General en México de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA), Sr. Hitoshi Matsumoto.

Acciones colaborativas como ésta enriquecen la Gestión del Riesgo de Desastres en sus fases prospectiva, correctiva y reactiva, para reducir la vulnerabilidad y hacer comunidades más resilientes reflejando la alianza entre la UNESCO, México y Japón mediante el intercambio de experiencias, lecciones aprendidas y buenas prácticas sobre la reducción del riesgo de desastres.

Leave a Reply

Your email address will not be published.