CRITICA

GASPAR NAVARRO

Los productores agropecuarios azotados por la grave sequía que registran los 72 municipios de Sonora, tendrán que rascarse con sus propias uñas porque la Conagua rechazó otorgar subsidios para enfrentar esa crisis, y el tiro de gracia se los dio López Obrador al precisar que solo se buscará garantizar el agua para consumo humano.

Los ganaderos en esta temporada de vacas flacas y los agricultores han pegado el grito en el cielo desde hace meses por el déficit de lluvia en Sonora, razón por la cual la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Recursos Hidráulicos, Pesca y Acuacultura (Sagarhpa) para buscar apoyos federales hizo una solicitud al gobierno federal para que se haga la Declaratoria de Emergencia.

Reportes de la Sagarpha señalan que 40 municipios de la entidad tienen problemas de sequía este año, y de esos 40 en 13 municipios tienen una situación severa. En 26 municipios, entre ellos Hermosillo, están en una situación moderada, señaló.

El meteorólogo Jesús Antonio Juvera, comentó en Twitter que en Hermosillo solo ha llovido el 45 por ciento de lo acostumbrado en esta temporada. El déficit de lluvias continua incrementándose en Hermosillo, advirtió.

A los productores que se truenan los dedos y jalan los cabellos por las bajas precipitaciones pluviales en la entidad, la investigadora del Colegio de Sonora, América Lutz, lapidaria declaró: “Se nos olvida que vivimos en una zona árida”.

El pasado viernes la directora general de la Conagua, Blanca Jiménez, advirtió que no habrá apoyos para los productores de nuestra entidad afectados por la sequía, ni aunque se apruebe la Declaratoria de Emergencia, pues los recursos serían destinados  para garantizar el derecho humano al agua.

A su vez el presidente López Obrador remachó el clavo en el ataúd de los productores al declarar que en una declaración de emergencia se tiene que procurar que no le falte agua a la gente. “La gente es lo primero. Si falta agua para la agricultura, ya veremos cómo le hacemos”, señaló.

Según la misma Conagua, esta entidad padece la peor sequía en los últimos 50 años, con niveles de lluvia por debajo del 50 por ciento de la captación promedio anual, y se pronostican tiempos nada alentadores. La dependencia federal reconoce que en Sonora 40 de los 72 municipios registran sequía, mientras que los 32 municipios restante se encuentran en condiciones anormalmente serias.

El titular de la Sagarpha en Sonora, Jorge Guzmán Nieves, expuso que el tema de la falta de lluvias en la entidad es muy sensible, dado a que se ha extendido desde julio, agosto y lo que va de septiembre, pues no ha habido las precipitaciones normales para la temporada más lluviosa del año.

Por oficio la Sagarpha solicitó la declaratoria de Emergencia al gobierno federal, aun cuando ya existe el antecedente en el 2019 cuando la federación no les tendió la mano a los productores agropecuarios afectados por las intensas lluvias, porque respondieron que no había un seguro de catástrofes.

Guzmán Nieves declaró que una de las regiones más afectadas por el déficit de lluvias es en el Mayo, en el sur del Estado, donde ya se ha reportado ganado que muere por la sequía, además de que la presa no presenta los niveles adecuados para hacer la planeación del próximo ciclo agrícola, por lo que la declaratoria sería para ambos sectores.

Según datos publicados por el periódico Expreso el pasado sábado, mientras los ganaderos sonorenses tienen meses llorando por la sequía y exigiendo apoyos del gobierno federal, “en el sector agrícola la única zona con el ciclo 2020-2021 garantizado es la del Valle del Yaqui, pero Navojoa, Hermosillo, Caborca y Agua Prieta padecen escasez del vital líquido”.

Así las cosas, los productores agropecuarios se tienen que olvidar del paternalismo oficial, y rascarse con sus propias uñas, pues claman por subsidios si les llueve mucho y también si no llueve, mientras que los empresarios y comerciantes sin apoyos oficiales, cuando no les llueve les llovizna.

Dirán que por ser un sector primario estratégico los productores agropecuarios necesitan ser apoyados por el gobierno más de lo que ya están, pero ellos no son solidarios con la sociedad. Ya vio a cuánto amaneció el kilo de papa, de tomate, ¡del limón! y de la carne y el huevo?. Por las nubes. Y aun así exigen más ayuda oficial. Está bien ser cochis, pero no tan trompudos.

ENTREGAN APOYOS EN LA COSTA DE HERMOSILLO

La zona costera de Hermosillo tan olvidada por los gobiernos, ahora son atendidos por la gobernadora Claudia Pavlovich y por la alcaldesa capitalina Célida López Cárdenas, como se vio el pasado fin de semana en gira de trabajo por el poblado Miguel Alemán y Bahía de Kino.

En el Poblado Miguel Alemán, la gobernadora Pavlovich acompañada de la alcaldesa López Cárdenas, entregaron paquetes alimentarios, becas, apoyos de vivienda, lentes y sillas de ruedas.

En la Escuela Primaria Fernando Enríquez Enríquez, en el ejido El Triunfito, la mandataria estatal entregó más de mil becas por parte del Instituto de Becas y Crédito Educativo del Estado de Sonora (Ibcees) para estudiantes de educación pública de nivel básico, medio superior y superior de Miguel Alemán, así como becas de cursos rápidos del Instituto de Capacitación para el Trabajo del Estado de Sonora (Icatson).

Por su parte, en otra gira de trabajo por Bahía de Kino, la alcaldesa Célida López supervisó la operación del nuevo pozo profundo de agua potable con el que garantizó a esa comunidad el vital líquido en calidad y cantidad con una inversión de 35 millones de pesos en esa obra, la cual se suma a la instalación de drenaje, laguna de oxidación y pavimentado de calles, haciéndole por fin justicia una autoridad municipal a los olvidados habitantes de esa comunidad pesquera y turística. (g_navarro_ruiz@hotmail.com)

Leave a Reply

Your email address will not be published.