Solo 25% de adultos mayores reciben pensión: CNC

México, D.F. Nov 19 del 2015.-En nuestro país existen más de 13 millones de adultos mayores que representan un potencial importante en materia laboral y educativa poco aprovechado. De ese total, solamente el 25 por ciento recibe una pensión, mientras que una gran cantidad carece de un ingreso seguro y se ha convertido en una carga familiar.

A este segmento de hombres y mujeres mayores de sesenta años, es necesario incorporarlos a una dinámica social y económica capaz de lograr que sean beneficiarios en particular de servicios médicos y en determinado grado independientes en lo económico.

En la medida en que la esperanza de vida aumenta, en esa medida la capacidad de mano de obra de nuestros adultos también crece, por lo que es necesario que este segmento de población se mantenga activo, para que, además de recibir un salario, puedan tener la oportunidad de seguir ocupados y sentirse útiles a la sociedad, señaló el secretario general de la Confederación Nacional Campesina, Rubén Escajeda Jiménez.

Con la representación del presidente de la CNC, el senador Manuel Cota Jiménez y durante una ceremonia donde se presentó el folleto “Aprender a Envejecer”, de parte de integrantes de la Secretaría de Atención a Adultos Mayores del Partido Revolucionario Institucional, PRI, el secretario general cenecista recordó que este sector lo dirigió por muchos años la doctora Lilia Bertthely, quien falleció hace unas semanas a los 96 años de edad, por lo que se guardó un minuto de silencio en su memoria.

En el evento, un grupo de promotores priistas y de la Vieja Guardia Agrarista de la CNC, que encabeza el profesor Rubén Duarte Corral, señalaron la importancia de gestionar apoyos de instituciones del gobierno federal, de los estados y municipios, para que la gente del campo con edades más allá de los sesenta años, reciban una pensión y servicios médicos gratuitos.

El representante del PRI y encargado de la Secretaría de Atención a Adultos Mayores del partido, Eleazar Trejo Orduña, y la doctora Carolina Rayón Rangel, señalaron la necesidad de promover entre los adultos mayores el aprovechamiento de oportunidades para incorporarse al trabajo, a la recreación, a la participación en actividades culturales, de servicio social, sobre todo de aquellas personas en condiciones físicas y mentales capaces de seguir desarrollando una dinámica social y económica para su propio bienestar.

En el salón Emiliano Zapata de la sede cenecista, explicaron procedimientos sobre cómo lograr un envejecimiento activo y saludable, y hacer que las personas mediante el autocuidado, puedan seguir activas, lo que redundará a favor de sus familias y de la sociedad. En México esta etapa se inicia a los 60 años, cuando la gente que trabaja para instituciones públicas y privadas, recibe una pensión, aunque reducida, pero que es un incentivo.

El propósito de ello, es que los adultos sean independientes hasta la última etapa de la vida. Para eso en el folleto de referencia se dan recomendaciones sobre nutrición, actividades físicas para mantener la dinámica corporal, de relaciones saludables, el cuidado, la seguridad, con la premisa de que se endosa a cada individuo cómo debe ser gestor de su propia salud.

Se tiene el propósito de lograr que, en el futuro, los adultos mayores sean activos, independientes y saludables para atender sus necesidades vitales y, además, sean ejemplo para sus familias y su entorno.

De parte de instituciones del gobierno federal y de los gobiernos locales, existen ayudas, como “de los 65 y más” y otras prestaciones, como el transporte urbano y foráneo, pero es necesario crear un marco jurídico que amplíe los derechos pensionatorios a toda esa población que, en la actualidad, no recibe ningún ingreso, sea por ignorancia o por otras causas, regularmente patronales, hay que defender sus derechos.

Dentro del Partido Revolucionario Institucional, con la estrecha colaboración de la Confederación Nacional Campesina, se fomenta que todos los adultos mayores hagan un proyecto de vida a partir de los 60 años, y puedan llevar una vida activa en lo físico y mental en la fase final, que puede ser hasta de 25 años más. “Se trata de que, cuando se jubilen, no se vayan al ‘reposet’, al ocio o desperdicien el tiempo libre que, finalmente, los llevará al deterioro, expresó la doctora Carolina Rayón Rangel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *