Combate a la corrupción va en serio: Ramón Moya

Hermosillo, Son. Oct 24 del 2017.-El ISAF era, hasta el mes de julio, una dependencia del Congreso del Estado de Sonora, pero a partir de que entró en vigor las reformas constitucionales, el Instituto es un órgano totalmente autónomo y sus funciones cambian totalmente y una de ellas, es la lucha contra la corrupción a través del Sistema Estatal Anticorrupción.

Ramón Moya Grijalva, Auditor Mayor del ISAF y quien estuvo como invitado en la mesa de redacción del Colectivo de Reporteros de Sonora, CORSAS, dijo que en reuniones de capacitación impulsadas por el Consejo de Participación Ciudadana, sale la pregunta en el sentido de que si la lucha contra la corrupción va en serio o no. “Si estamos tomando que el instituto es un órgano autónomo para efectos de poder determinar sus funciones, acciones, programas de auditoría, alcances de las mismas y buscar todas aquellos posibles manejos inadecuados de recursos públicos, yo quisiera decirles que el papel que deberá de jugar el ISAF en el Sistema Estatal Anticorrupción para que funcione, es total y absoluto con las facultades que tiene en ley”

“Es decir, el ISAF no va a renunciar a las facultades que tiene en la Ley para efecto de que el SEA cumpla con los propósitos para el cual fue creado y que la sociedad está esperando que lleve a cabo”.

Aclaró que no quiere decir que sin el ISAF no funcione el Sistema Estatal Anticorrupción, pero mucho tendrá que ver la voluntad de quien esté al frente de las instituciones. “El Instituto, durante el tiempo que esté yo al frente de el, va a cumplir cabalmente con sus obligaciones”.

Moya Grijalva aseguró que la ley de fiscalización se empezó a aplicar, aunque es nueva pues fue aprobada el 11 de mayo del 2017; es una ley acorde al sistema nacional de fiscalización y tiene algunas modificaciones que hay que realizar para que permita que el ISAF pueda hacer auditorías en cualquier momento. En este instante no tiene contemplada esa posibilidad la ley y estamos gestionando ante el Congreso del Estado una serie de modificaciones para que nos permita que el Instituto pueda actuar en cualquier momento, durante el propio ejercicio presupuestal inclusive, en hacer un proceso de verificación y auditoría. Hay que pensar qué es el aspecto de fiscalización. A lo que se refiere es que el Instituto hará una revisión para verificar y comparar que las actividades que están llevando a cabo los entes púbicos son conforme a lo que establece la ley”

El Auditor Mayor del ISAF dijo estar convencido de que si no se apega a la ley y se presta a circunstancias como posibles revanchas polìticas, no tiene nada que hacer en ese instituto autónomo.

Con respecto a la cuenta pública del 2016, explicó que el total de observaciones a las dependencias y entidades del estado fueron 500, pero de esas, 338 fueron solventadas antes de que se entrega la cuenta pública y 162 fueron las que quedaron al final y no terminaron de solventarlas pero que ya se les está venciendo el plazo para ellos.

“Si no las solventan, inician los procesos administrativos, que esa es una diferencia que la nueva Ley tiene con respecto a la anterior. Por ejemplo, si yo inicio una auditoría ahora en noviembre y encuentro algo, puedo inmediatamente notificarla y el ente público me puede solventar o no la observación, si no me la solventa yo le inicio un procedimiento sin haber presentado al Congreso del Estado la Cuenta Pública. Esa es una ventaja que tiene esta ley.

Recordó que en el 2015 fueron más de tres mil observaciones y por ello preguntaban el por qué fueron pocas observaciones en la del 2016. “Bueno, pues es en gran medida parte del trabajo que hizo la Secretaría de la Contraloría. El Secretario de la Contralorìa le dio seguimiento permanente a los trabajo de auditoría; tuvieron mucha capacitación los servidores públicos, me consta en ese sentido y pues estuvieron ellos trabajando muy duro para poder presentar mejores cuentas”.

Con respecto al presupuesto del Instituto, Moya Grijalva dijo que para este 2017 fue de 162 millones de pesos, ya establecido en la ley de fiscalización cuando marca que el presupuesto del ISAF es equivalente al 3 al millar del presupuesto total aprobado por el Congreso del estado para un ejercicio en particular. O sea, ya de alguna manera está determinado cuál es el presupuesto del ISAF.

“Tenemos el personal suficiente? Ante las nuevas obligaciones, no; necesitamos personal pero no tenemos presupuesto suficiente para poderlo contratar. El que el ISAF sea un órgano autónomo trae implícito una serie de costos adicionales que no estaban contemplados cuando se determinó ese porcentaje de 3 al millar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *