Promete Durazo resucitar al Isssteson 

CRITICA

GASPAR NAVARRO

No dijo como lo hará, pero el gobernador Alfonso Durazo Montaño, se echó el trompo a la uña de la heredada quiebra financiera del Isssteson, para trabajar en la resurrección de esa dependencia.

El mandatario sonorense aseguró que el Isssteson ha sufrido desde hace varios años del “pillaje extremo” que lo mantiene en crisis, afectando a los miles de derechohabientes.

Los primeros numeritos de la nueva administración al revisar las tripas del Isssteson, arrojaron que esa dependencia agoniza porque desde el gobierno estatal anterior le retuvieron 2 mil 477 millones de pesos de cuotas y aportaciones.

Tampoco ha dicho si en esta administración pasada de Claudia Pavlovich es parte del “pillaje extremo”, pues solo informaron que hubo retenciones de cuotas y aportaciones por 2 mil 477 millones de pesos, cifras similares a las que dejó el entonces gobernador panista Guillermo Padrés Elías, que dejaron agonizante al Instituto.

Como ya hemos comentado en este espacio, en el gobierno de Pavlovich se hicieron urgentes transfusiones de millones de pesos al Instituto para tratar de revivirlo, y si mal no recuerdo fueron de casi mil millones de pesos por año en el primer tercio de la administración tricolor, para luego dar paso a un crédito bancario para salvarlo de la crisis pero ese dinero fue desviado para atender la pandemia, además de la reforma a la ley del Isssteson para nivelar el pago de cuotas a fin de que los sindicatos de la Unison pagaran más, ya que por años pagaron menos, siendo afectados en su cobro de pensiones, por ello deambulaban como fantasmas maestros y trabajadores de hasta la cuarta edad por los pasillos universitarios, porque preferían seguir ganando bien a recibir migajas de pensión.

Aunado a las transfusiones millonarias y nivelación de cuotas de la Unison, se eliminó por ley la sangría de las abusivas pensiones millonarias de los exfuncionarios, quienes por tráfico de influencias o mediante demandas legales le sumaban para su pensión al cobro de su sueldo los sobresueldos o gratificaciones y hasta las horas extras. Hay que recordar que hasta en el gobierno de López Nogales se otorgaron pensiones vitalicias a algunos de sus exfuncionarios, algunos de los cuales las devolvieron y otros se ampararon contra el gobierno de Eduardo Bours para que no se las quitaran porque fueron entregadas de manera legal, pero no moral.

El pasado fin de semana el gobernador Durazo abordó el tema de la quiebra financiera del Isssteson que está ahora a cargo de Jesús Manuel Acuña Méndez, y se comprometió a trabajar para garantizar el acceso a medicamentos y reducir progresivamente las listas de espera para consultas especializadas.

De igual forma, el mandatario sonorense aseguró que también se atenderá la situación que atraviesa el sistema de pensiones del estado, para garantizar que no se retrasen los pagos correspondientes, y construir una salida de largo plazo en acuerdo con sindicatos, pensionados y trabajadores

“A diferencia del pasado, no le heredaremos al futuro esta asignatura que lastima a nuestros jubilados, no seremos más de lo mismo, no patearemos ese bote hacia el siguiente sexenio como ha sucedido históricamente”, enfatizó.

Habrá que ver la fórmula mágica para resucitar al Isssteson, pudiendo empezar en hacer las transferencias de las cuotas y aportaciones que se le adeudan al instituto, pero el caso es que no hay dinero en caja, porque pasaron los apaches y “los gobiernos anteriores” no dejaron ni para pagar la nómina a la burocracia, mucho menos a los proveedores ni a organismos descentralizados. Habrá que ver la ingeniería financiera que utilice Durazo para revivir al Isssteson, sin generar mayor deuda pública, porque tampoco meterá la mano a los bolsillos de los sindicalizados porque se baja el cero y no toca.

Lo cierto es que el bote lo dejaron sin manteca, y la venta de terrenos propiedad del gobierno estatal que servirían para rescatar al instituto, eran una aspirina para el cáncer que corroe a la dependencia, y no se vendieron a tiempo, además de que el presidente López Obrador compró los viejos estadios de beisbol de Hermosillo y Ciudad Obregón para inyectar recursos frescos al gobierno estatal, pero en el maremágnum de la pandemia ya nadie supo “dónde quedó la bolita” de millones, quedando al garete olvidado en un rincón el Isssteson relamiendo sus heridas.

DARA DURAZO MIL PESOS AL MES A POBRES EXTREMOS

Según reportes oficiales en Sonora en los últimos dos años (2018-2020) se disparó la pobreza extrema en un 61.1 por ciento, razón por la cual el gobernador Durazo proyecta un programa social para apoyar con mil pesos al mes a las personas en pobreza extrema que son los más pobres de los pobres.

El panorama de hambre, de desolación social y de falta de oportunidades en el estado es indigno, por lo que se contará con el mayor presupuesto para este rubro en la historia de Sonora, aseveró el gobernador sonorense.

“Para apoyar a las familias en situación de pobreza extrema, pondré en marcha un programa en transferencias directas de mil pesos al mes. Los apoyos llegarán obviamente de manera directa a los beneficiarios”, señaló.

En el pasado informe del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social en el 2018 en Sonora había 64 mil 700 personas en pobreza extrema pasando en el 2020 a 104 mil en esa deplorable condición social.

En situación de pobreza se detectaron a 774 mil 200 personas, y despuntó el año pasado hasta alcanzar los 885 mil personas en esa condición, aumentando también la cifra de pobreza moderada. (g_navarro_ruiz@hotmail.com)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *