Un campo activo ante avances tecnológicos: CNC

CD de México. Sept 13 del 2016.-“El campo de México no puede ser un ente que se mantenga aislado de la ciencia, estático, inmóvil ante la vertiginosa y acelerada marcha que ha emprendido el progreso”, afirmó el senador Manuel Cota Jiménez al inaugurar el Simposio “50 Aniversario del CIMMYT en México”, en una ceremonia realizada en el Senado de la República.
Hace 50 años México se inscribió en el contexto de la ciencia y la tecnología agrícola mundial al fundarse el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), convertido en la actualidad en la sede principal de un organismo mundial que ha obtenido resultados altamente reconocidos en la lucha contra el hambre y desnutrición en el mundo.
Destacó que una muestra de lo que representa la producción agrícola y el sector agroalimentario mexicano, es que, por primera vez en muchos años, México ha logrado una balanza superavitaria y un crecimiento del Producto Interno Bruto del 3.8 por ciento, por arriba del sector secundario, del 1.2 por ciento, y del terciario, del 3.2 por ciento.
“Aquí es importante resaltar, enfatizó, aún con la representación que me corresponde de ser senador, son los pequeños productores en quienes descansa el gran reto de la investigación, de la producción, de la comercialización y del bienestar de buen número de familias mexicanas”. Por eso el CIMMYT, en asociación que tiene con las instituciones mexicanas de investigación, será un gran aliado para que estos retos se puedan cumplir”
Ante la presencia del director general del CIMMYT, Martin Kropff; del INIFAP, Luis Fernando Flores, del “Premio Mundial de Alimentación”, Sanhaya Rajaram; del director general del Colegio de Postgraduados, Jesús Moncada de la Fuente; el ex rector de la UNAM, José Sarukhan Kermes, rectores de universidades agrícolas y destacados investigadores, el senador Cota destacó la importancia social y económica de este organismo.
“Han sido 50 años llenos de logros; plagados de laureles y reconocimientos”, añadió el senador Manuel Cota, y dijo que incluyen méritos mundiales de sus investigadores, como el doctor Norman Borlaug, Premio Nobel de la Paz en 1970, y en dos ocasiones el Premio Mundial de la Alimentación en el año 2000, con Evangelina Villegas, y 2014, con Sanhaya Rajaram, de nacionalidad india pero naturalizado mexicano.
Recordó especialmente al doctor Borlaug, de quien dijo fue iniciador de la Revolución Verde en la década de 1940 y creador del Premio Mundial de Alimentación en 1986. “Ha sido reconocido como el hombre que ha salvado más vidas que cualquier otra persona que haya existido”.
Reconoció el también dirigente de la Confederación Nacional Campesina y presidente de la Comisión de Agricultura y Ganadería del Senado de la República, que a pesar de todos esos logros, la realidad es innegable e impostergable. “Aún hay muchas cosas por hacer; aún existen temas pendientes en la agenda agropecuaria del país”.
Se refirió en particular a temas como el extensionismo y el desarrollo de capacidades productivas, que “son capítulos fundamentales para que los beneficios se vean reflejados en la productividad de los pequeños productores mexicanos”.
A nombre del Senado de la República, dijo, nuestro más amplio reconocimiento a los científicos e investigadores agrícolas del CIMMYT y del INIFAP, de las Universidades como las de Chapingo y Antonio Narro, el Colegio de Postgraduados, por su entrega y compromiso con el mejoramiento del campo, de la aplicación de nuevos métodos de producción y distribución de nuevas semillas con cualidades superiores de calidad, sanidad, inocuidad y resistencia a plagas y enfermedades.
En el CIMMYT está el resguardo y manejo responsable de más de 27 mil colecciones de semillas de maíz, que son la simiente de nuevos y novedosos proyectos de investigación y de información de este grano básico. Aquí se encuentra el gran potencial productivo de maíz para el futuro de la humanidad y el desarrollo de los países del mundo, afirmó.
Los directores generales del CIMMYT y del INIFAP, dirigieron mensajes sobre el intercambio de información entre los científicos de la agricultura y los productores del sector agrícola de México y de muchos países del mundo, que aportan nuevos conocimientos y recursos para el sostenimiento de estas instituciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *